666 71 13 48
¡Escríbenos!
¿Dónde estamos?
A un solo click

Implicaciones psicológicas del VAR

Home - Deportistas - Implicaciones psicológicas del VAR
VAR, implicaciones psicológicas

Implicaciones psicológicas del VAR

La implantación del VAR (Video Assistant Referee) en el mundo del fútbol ha significado un cambio importante en el desarrollo de un partido. Por un lado, los árbitros se ayudan de esta tecnología para revisar las jugadas más determinantes para el resultado final de un partido. Y por otro, ha aparecido un tiempo de demora a la hora de tomar una decisión, a veces con el balón parado y otras con el balón en juego. Desde Psicólogos del Deporte Oline consideramos que todo ello conlleva una serie de implicaciones psicológicas para los protagonistas que intervienen en un partido.

Estas dos consecuencias desde la implantación del VAR tienen nuevas implicaciones psicológicas para jugadores, entrenadores y equipos. Por ello, es importante tenerlas en cuenta y adaptarse para que no se vea perjudicado el rendimiento.

Según Pierluigi Collina, presidente de la comisión de árbitros de la FIFA, el objetivo del VAR es que haya más justicia, que no se cometan grandes errores que tengan una importancia directa en el resultado. El propio Collina, en una rueda de prensa previa al pasado Mundial de Rusia (aquí rueda de prensa recogida por Semana) dijo:

“El que pita es un ser humano y puede equivocarse. Si hay una herramienta para corregir ese error, hay que dársela”.

Reducir las injusticias no significa que los árbitros no vayan a equivocarse en nada, así que si jugadores, entrenadores y afición van a un partido de fútbol pensando que el arbitraje va a ser perfecto, lo que les espera es una buena dosis de frustración. Sin embargo, si los jugadores y entrenadores encaran un partido sabiendo que va a haber errores arbitrales (a favor y en contra) pero con la tranquilidad de que no va a haber grandes injusticias, éstos podrán estar más tranquilos en cuanto a justicia arbitral y a la vez dedicar más recursos y energías al trabajo que les corresponde a cada uno en el terreno de juego.

El otro gran cambio es el tiempo que puede pasar entre que se produce una acción y se toma la decisión mediante el VAR. En este caso hay muchas circunstancias diferentes que pueden influir psicológicamente en jugadores y entrenadores.

Vamos a comentar en la siguiente tabla algunos casos han aparecido con la entrada del VAR con sus posibles repercusiones asociadas.

Acción Posible repercusión psicológica
  • Ocurre algo que podría beneficiarte y no lo pitan (posible penalti a favor, expulsión de un rival, etc.).
  • El balón sigue en juego y pasas un rato jugando con la esperanza que el VAR actúe.
  • Finalmente no se decide pitar lo que consideras justo.
  • En esta situación hay peligro de enfadarse, lo que en la mayoría de las ocasiones hace que tu foco atencional se diriga hacia algo irrelevante en ese momento (el deportista se distrae).
  • Al posible enfado y distracción anterior habría que sumarle la posible frustración que implicaría esta situación.
  • Ocurre algo que podría beneficiarte y no lo pitan (posible penalti a favor, expulsión de un rival, etc.).
  • Finalmente deciden pitarlo tras consultar el VAR.
  • Una posible sensación de alivio y posterior relajación tras la decisión.
  • Una tercera opción es si se produce algún lance y para tomar una decisión se detiene el juego y estamos un buen rato parados.
  • El árbitro finalmente toma una decisión.
  • En estas circunstancias el ritmo de partido se detiene. En consecuencia baja la activación y se pierde la concentración.
  • La decisión definitiva conllevará un efecto emocional, tanto si es a favor como si es en contra.

No obstante, sabemos que son sólo algunas de las posibles repercusiones psicológicas que conlleva VAR y que hay muchas más, tantas que es imposible conocerlas y enumerarlas todas.
Por todo ello, desde Psicólogos del Deporte Online consideramos que para afrontar estos nuevos retos psicológicos, es importante entrenar y prever cuantas más circunstancias posibles mejor. Ello nos ayudará a establecer estrategias psicológicas para recuperar la concentración, la motivación, la activación física y mental, gestionar las emociones y que el bajón de rendimiento sea lo más leve y corto posible. Entrenándolas, se trabaja desde tres frentes:

  1. No tememos las posibles decisiones. Nos sentimos preparados y tranquilos para lo que pueda pasar.
  2. Las afrontamos. En el momento en que ocurran tendremos recursos para superarlas.
  3. Las superamos. Recuperamos el rendimiento lo antes posible, minimizando las consecuencias negativas.

Psicólogos del Deporte Online.

Leave A Comment