Cuál debe ser el rol del entrenador ante el estrés deportivo

Home - Entrenadores y entrenadoras - Cuál debe ser el rol del entrenador ante el estrés deportivo
Rol del entrenador ante el estrés deportivo

El estrés deportivo puede llegar a través de múltiples situaciones: no llegar al rendimiento exigido por el entrenador, desconocer en qué ciudad jugará la próxima temporada o críticas desproporcionadas recibidas en RRSS pueden ser un buen ejemplo.

Estas respuestas van seguidas de sentimientos de ansiedad, enfado o desesperanza (ver consejos sobre el manejo de la ansiedad deportiva). Los deportistas, especialmente los de alto rendimiento y más veteranos, conocen muy bien su cuerpo y las señales que este emiten. En categorías inferiores o en amateurs suelen ser menos precisos en este aspecto.

¿Qué es el estrés deportivo y cómo afecta al deportista?

El estrés deportivo se da cuando un deportista experimenta un conjunto de respuestas corporales tales como el aumento de la presión arterial, la frecuencia cardíaca y las concentraciones de azúcar en la sangre ante situaciones percibidas como desafiantes, frustrantes, o incontrolables. En todas ellas las que se percibe que no hay la capacidad ni recursos de enfrentarse a ellas.

Hay muchas evidencias que muestran que niveles de estrés muy elevado durante un período prolongado de tiempo resulta perjudicial para la salud física y mental del deportista. Se experimenta una bajada del rendimiento significativa en parámetros físicos, tácticos, técnicos y psicológicos. Y además se señala como un factor de riesgo importante para que se produzcan lesiones o su tiempo de recuperación se extienda más de lo estimado inicialmente.

Síntomas del estrés deportivo

Como hemos señalado anteriormente la sintomatología se manifiesta en primer lugar en los sistemas cardiovascular, endocrino y hormonal. Estas reacciones fisiológicas suelen ser interpretadas como elementos que denotan malestar emocional y se quiere acabar con ellas.

Es importante señalar que el deporte en general y el de alto rendimiento en particular estas “las malas sensaciones” están presentes en muchos momentos de sus carreras deportivas. De hecho, ocurre como la ansiedad, unos niveles bajos medios de estrés pueden mejorar el rendimiento. El problema radica cuando estos síntomas están presentes los largos periodos de tiempo, incluso cuando objetivamente no hay elementos que los justifiquen. Por este motivo la gestión del estrés es una de las principales habilidades psicológicas que es necesario trabajar desde etapas tempranas.

Estas reacciones fisiológicas no suelen ser observables directamente a primera vista, por lo que suele ser necesario la utilización de instrumentos que sirvan para medir la frecuencia y tensión cardiaca o nivel de sudoración corporal. Como durante los entrenamientos y competición suele ser difícil tener acceso instantáneo a estas variables, podemos guiarnos por el comportamiento del deportista. Si éste comete fallos técnicos y tácticos de forma repetida, se muestra irritable o agresivo, al comunicarse se muestra acelerado y no atiende a las instrucciones, y su rendimiento está siendo más bajo de lo habitual, es muy probable que nos encontremos ante un deportista estresado.

La función del entrenador para el manejo del estrés

Cabe remarcar la importancia de la subjetividad en este tema. El entrenador puede llegar a creer que el jugador no tiene motivos por los que estar estresado, puesto que ha demostrado y está capacitado para llevar a cabo la tarea encomendada, o bien no tiene motivos aparentes para estarlo.

Conviene señalar la importancia del técnico en que pueda normalizar estas situaciones e incluso utilizarlas para impulsar el rendimiento. Como hemos comentado anteriormente niveles medios o medio-alto de estrés favorecen un aumento en el desempeño de la tarea. Como líder del vestuario tiene que hacer entender que este estado no es incompatible con la consecución de los objetivos marcados.

La psicología deportiva recomienda que llegados al punto en el que el estrés, si se manifiesta durante mucho tiempo y de forma intensa, poder hablar tranquilamente con el deportista. Escoger el lugar y momento adecuado, practicar la escucha activa y mostrar toda nuestra empatía suelen ayudar a generar un clima de confianza en el que a la vez que se muestra la importancia que tiene ese deportista para nosotros, reforzando su autoestima, le damos el espacio para poder comunicarse.

Como en todos los ámbitos, la importancia del ejemplo supera las palabras. Es muy difícil que los deportistas mejoren su respuesta ante situaciones estresantes si los que los rodean no las manejan bien. Cuántas veces hemos visto a un entrenador chillando pidiendo calma a sus deportistas, ¿creéis es efectivo?

Comentarios (2)
Rafael Santana Segovia / 31/05/2023

El rol del entrenador es muy importante ante el estrés deportivo, no solo en la detección de los altos niveles que puedan manifestar los jugadores, sino de planificar la entrenabilidad del mismo en las sesiones de entrenamiento y a lo largo de la temporada, con la finalidad de progresivamente ir aumentando el umbral del estrés y alcanzar el entrenar a la misma intensidad de los partidos, para así no alterar el equilibrio homeostático del atleta, de esa forma se puede aportar a maximizar su rendimiento deportivo.

Responder
Psicólogos del Deporte Online / 31/05/2023

Gracias por tu comentario, Rafael.
Estamos muy de acuerdo en la importancia de la figura del entrenador en el desarrollo deportivo y personal de los deportistas con los que trabaja.

Responder

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra NEWSLETTER

Para estar al día del contenido que actualicemos en nuestro BLOG y de otras novedades de nuestra web, deja aquí tu correo.
Prometemos no avasallaros a correos SPAM, a nosotros tampoco nos gustan.

Últimos Artículos