666 71 13 48
¡Escríbenos!
¿Dónde estamos?
A un solo click

Han fichado a mi hijo: nuevos escenarios

Home - Padres y madres - Han fichado a mi hijo: nuevos escenarios

Han fichado a mi hijo: nuevos escenarios

¿Está mi hij@ realmente disfrutando esta temporada? ¿Merece la pena el esfuerzo que él/ella y nosotros hacemos? ¿Le servirá de algo en el futuro? A estas alturas de la temporada algunos padres se pueden hacer estas preguntas. Para ellos y para sus hij@s es una temporada muy especial.  El joven deportista finalizó la temporada pasada con un notable rendimiento, tanto que algún equipo o federación le propone incorporarse con ellos para la próxima. ¡¡Que buena noticia!! Aquello que parecía un sueño y que a veces resultaba inalcanzable se va a convertir en una realidad en pocas semanas. Entre felicitaciones y bromas de los familiares y amigos, alguno empieza a decir, medio en broma o medio en serio que tiene una estrella en ciernes, quién sabe si un autógrafo suyo tendrá mucho valor, o incluso los más osados, se atreven vaticinar que puede tener la vida casi resuelta. Esta situación se repite año tras año en los hogares de cientos de deportistas; así que contagiados de la ilusión del momento lo cargamos, muchas veces sin darnos cuenta de un pesado lastre: una alta expectativa en su rendimiento.

Llega la pretemporada, el joven tras muchas semanas esperando el momento, llega emocionado a sus primeros entrenamientos: “¡Menudas instalaciones!¡Fíjate que equipación nos dan, con todos los complementos!..” .En paralelo a estos episodios de asombro, que al poco tiempo se van normalizando, el deportista comprueba rápidamente que el nivel de exigencia es muy alto, las instrucciones de los entrenadores son complejas, requieren una rápida ejecución y al mínimo despiste puede ser llamado al orden. A su vez los compañeros tienen como mínimo la misma calidad que el joven deportista, por lo que pasa de ser el más destacado en su anterior equipo a ser uno más; tiene que apretar mucho para destacar entre los compañeros, porque es a lo que él está acostumbrado, a destacar. Para un adulto ya son suficientes cambios para ser considerados, pero si además lo observamos desde el prisma de un niño o adolescente, hay que señalar que lo que a priori era una excelente noticia se podría llegar a convertir en un escenario desagradable si no se maneja con cuidado algunas de las variables señaladas.
Como profesionales en psicología deportiva hemos observado que son unas circunstancias que se dan con frecuencia. Ante todo señalamos que no hay que alarmarse si nuestro hijo es seleccionado para formar un parte de un equipo de mayor categoría. Hay que recordar que es una buena noticia, que premia la trayectoria que ha tenido hasta ese momento, así que es buena ocasión para poder felicitarle por las cosas bien hechas. Animarles a que le puedan sacar todo el jugo a la experiencia, independientemente el tiempo que dure, y que el aprendizaje que obtendrán de esta etapa será enorme. De la misma manera serÍa positivo poder ir hablando de forma gradual, adaptándonos a la personalidad de nuestro hijo, los cambios que afrontará: la logística para los desplazamientos, las menos horas disponibles para estudiar y ver cómo poder compensarlas, la posibilidad de tener pocos minutos, o no conseguir los objetivos. De esta manera las nuevas situaciones pasarían de ser inesperadas a ser previstas, facilitando su abordaje. Consideramos que también sería conveniente poder hacer extensible al resto del entorno más inmediato del deportista, que el hecho de haber sido escogido no cambia para nada su valía personal, para todos seguirá siendo querido por lo mismo independientemente a sus méritos deportivos.

Psicólogos del Deporte Online.

Leave A Comment